Justin Bieber abandonó el escenario de Manchester cuando el público empezó a gritarle. Mientras hablaba, el cantante no consiguió la reacción que esperaba del público de la ciudad inglesa; los fans empezaron a impacientarse porque querían que la fiesta continuara ¡y Justin tiró el micro y desapareció! Una actitud muy infantil que decepcionó al público de Manchester. Cuando el cantante volvió a aparecer dijo: «Manchester no puede aguantar discursos, pues no hablaré».

Esto provocó que, rápidamente, algunas Beliebers cogieran el Twitter para mostrar su desacuerdo y decepción con las palabras del canadiense.

Se despidió disgustado

Al final de su actuación, justo antes de cerrar con la última canción, Justin explicó la situación; dijo: «La razón por la cual me he decepcionado hace un rato es porque he viajado por todo el mundo para venir aquí y dedico mi vida a actuar y dibujar sonrisas en la gente. Siento que no me habéis ofrecido el mismo respeto y me ha herido un poco, pero acabaremos esto con esta última canción… Baby. Parece que el artista busca una conexión más adulta con su público adolescente y no soporta que las fans griten mientras él habla. Estamos seguros de que aprecia el apoyo, pero se muestra molesto con ciertas actitudes de sus seguidoras.

No es la primera vez que el cantante no es respetuoso con sus más fervientes fans. El cantante andaba por las calles de Noruega y una fan se le acercó porque quería hacerse una fotografía con él. Justin Bieber, en vez de dedicarle una sonrisa siguió andando y dijo: “You guys suck” (“dais asco”). Es decir, que pasó de la fan y se quedó tan ancho. No cabe duda de que ha evolucionado en el aspecto musical, pero su actitud de cara a los Beliebers dista mucho de ser adecuado. Aun así, sigue teniendo un éxito brutal, especialmente entre las jóvenes.