Barcelona es una ciudad con una oferta de ocio nocturno muy variada. Independientemente de cuáles sean tus gustos o preferencias, estamos seguros de que encontrarás lo que buscas. Si quieres disfrutar de la compañía de una mujer sexy e inteligente, como las de barcelonaescorts, seguro que te llevan a algún local con música en directo y cervezas, vinos o combinados que proporcionarán un festival de sabor y felicidad a tu paladar. Aquí hacemos una pequeña selección de 5 bares que nunca fallan, cada cual de un estilo diferente, porque si algo ofrece la noche de Barcelona es variedad.

  • Cata 1.81

Empezamos en l’Eixample, concretamente en el número 181 de la calle Valencia, allá se encuentra el Cata 1.81, que se define como un restaurante de vinos. Es uno de los clásicos de Barcelona. Local formado por una pequeña barra y una sala con mesas. De ambiente tranquilo es uno de los locales con la oferta más amplia de vinos en copas, a pesar de que transmite más la imagen de un restaurante que la de un bar de vinos.

  • La Pepita

Sofia Boixet ha conseguido, en sólo medio año, colocar su restaurante de Gràcia entre los más innovadores, sin haber tenido que renunciar a las tapas de toda la vida. Todo lo contrario. Con una ensalada rusa, unos mejillones en escabeche y unas croquetas se puede estar en la gloria. “Queríamos recuperar la idea del bar tradicional”. Dándole, está claro, un pequeño zarandeo. Es aquí donde entra Sergio Andreu, un cocinero con experiencia en el Fogón de París y que sabe aportar el toque de modernidad necesario a cada uno de los platos que nos propone.

  • El Pastís

El Pastís es uno de los bares más emblemáticos de Barcelona. Pequeño como un puño, se mantiene la decoración original, de los años cuarenta, que recrea el ambiente del puerto viejo de Marsella en aquella época. Por eso la bebida típica del bar, y que le da nombre, es el pastís, original de esta ciudad francesa. Los cuadros forran, literalmente, las paredes del local, y la música que predomina es francesa con algunos toques de jazz, flamenco y tango. Desde los años noventa, y a pesar de las dimensiones microscópicas del local, se hace música en directo, de todos los estilos.

  • Kahala

Otro clásico de la ciudad es la cocteleria Kahala. Un bar de copas que llama la atención por su decoración inspirada en la Polinesia y es reconocido por su carta de cócteles hawaianos. Si lo que buscas es un bar más sofisticado, con unas copas más espectaculares y un ambiente más tranquilo, esta es tu mejor opción.

  • La Cereria

Una granja con filosofía hippy, auténtica, que se ha consolidado como uno de los rincones mágicos de Ciutat Vella. Los incondicionales de la casa son los extranjeros y la gente joven del barrio. Situada en una calle de peatones, el local es un lugar muy tranquilo, con música y prensa alternativa, solidaria y de izquierdas, a disposición de los clientes. Todos los productos se compran en la red de comercio justo solidario. La carta es muy extensa y atípica, y principalmente vegetariana. Su fuerte son las bebidas especiales: mate, batidos de plátano con leche o canela, chocolate, cincuenta tipos de té, infusiones de jengibre, regaliz o pétalos de rosa, etc. El almuerzo y la comida también contienen ingredientes y recetas foráneos.